8 Consejos para Obtener un Aumento de Sueldo en tu Trabajo



aumento de sueldo en tu empleo

Si esperas que un día de estos tu jefe te hable a su oficina y te anuncie un flamante aumento del 50% de tu salario actual, puedes esperar sentado toda la vida. Simplemente no pasará. En el mercado laboral de hoy los aumentos y los ascensos no son imposibles, pero hay que ir a buscarlos.

De acuerdo con un estudio realizado por la consultora Accenture que encuestó a más de 3 mil empleados de 29 países, en 2011 sólo el 44% de las mujeres y el 48% de los hombres solicitaron un aumento. La buena noticia es que de las personas que se arriesgaron 85% obtuvo algo.

Respecto a promociones la cifra fue aún más baja: sólo 28% de las mujeres y 37% de los hombres solicitaron en sus empresas un puesto de mayor responsabilidad. Un 42% de las personas consiguió la promoción esperada.

¿Qué nos dicen estas cifras? Por una parte que es necesario atreverse y hablar sobre nuestras necesidades a las empresas. Tal vez esa oportunidad que esperas nunca llegará si no expresas tus aspiraciones, así que antes de pensar en cambiar de empleo evalúa si realmente has buscado y explotado las oportunidades en tu trabajo.

Toma en cuenta estos consejos:

1. ¿Por qué lo mereces? Es lo primero que debes responder antes de ir con tu jefe a solicitar mejores condiciones laborales. Actualmente no es suficiente cumplir con nuestras funciones, tener antigüedad y ser puntuales. Ser un trabajador promedio no te dará un aumento, y es muy simple ¿por qué la empresa va a pagarte más por hacer lo mismo? Cuando empezaste a trabajar seguramente firmaste un contrato donde aceptabas la remuneración que percibes actualmente a cambio de determinadas actividades.

Una excepción puede ser que tus actividades y carga de trabajo hayan ido en aumento sin mejoras salariales. Si es así, un aumento o una promoción tienen fundamento, sobre todo si tu trabajo ha sido sobresaliente.

En este punto te sugerimos analizar qué te hace especial como trabajador, ¿eres el número uno en ventas? ¿hiciste una propuesta que reduce gastos en la operación?, ¿tus resultados han beneficiado a al empresa? Es importante que antes de hacer una petición tengamos claros nuestros logros y los argumentemos como buenas razones para obtener un mejor puesto o salario.

2. ¿Cuánto quieres? Investiga cómo se está pagando por tu trabajo en el mercado y establece un porcentaje razonable. Toma en cuenta que muchas empresas tienen políticas sobre límites en ajustes de salario, así que infórmate.

Respecto a una promoción debes cerciorarte de que la posición a la que aspiras esté disponible, y también si cumples con los requisitos para cubrir un nuevo puesto. Este punto es de suma importancia. Imagina que eres coordinador de un área y aspiras a una gerencia, ¿necesitas un grado académico específico? Tal vez la empresa demanda que el personal esté titulado o que cuente con determinada capacitación.

¿Buscas actualizarte y ganar conocimientos/habilidades nuevas en tu área de trabajo y añadirle más valor calificado a tu curriculum? Éstudiar un Diplomado en línea es una excelente opción:

 

3. No te compares con un colega. Un error común es llegar con el jefe y decirle “Es que a X le pagan más que a mí”. Es muy posible que haya una persona que realiza el mismo trabajo que tú y recibe más o menos salario. ¿Por qué sucede? A menudo depende de cómo haya sido la negociación de dinero durante la contratación, y en general es mal visto que en lugar de argumentar positivamente a nuestro favor: “Creo que mis resultados de este último año ameritan este aumento”, nos concentremos en hacer sentencias negativas hacia otros: “X gana más que yo y ni trabaja”.

4. Resultados por delante. Así como nos preparamos para ser contratados en un proceso de selección, cuando aspiras a un mejor puesto o un aumento de sueldo también es necesario prepararse.

El proceso es muy similar: los resultados que has obtenido y tu buen desempeño es como tu currículum y también debes preparar una entrevista, en este caso con tu jefe, para plantearle tus necesidades.

El objetivo es demostrar con hechos por qué a la empresa le conviene tenerte como elemento, y cómo podrás seguir beneficiando a la organización.

5. La antigüedad no es un argumento.  Puede pasar que en una empresa haya un elemento que obtuvo un ascenso en un año y otra que lleva 10 años y no ha conseguido mejorar sus condiciones laborales.

Otra vez toca hablar de rentabilidad y desempeño. Si eres un empleado común que no ha logrado destacar, la empresa no verá beneficio alguno en darte una mejor posición o elevar tu salario. Pero si logras demostrar que haces tu trabajo  de manera excelente y sobresaliente entonces la empresa querrá aprovechar más y mejor tu talento.

6. Elige el momento adecuado. Antes de pedir un aumento es importante saber cómo le está yendo a tu empresa.  Cuando la situación es desfavorable los aumentos y promociones suelen posponerse. Hay periodos en los que las empresas planean sus presupuestos y ese momento podría ser bueno para solicitar una mejora a tu salario.

Si identificaste el momento propicio busca un espacio en el que la carga de trabajo sea más ligera y aborda a tu jefe.

7. ¿Y si dice que no? Busca otros beneficios. No sólo el dinero puede mantenerte motivado en tu empleo. Si por el momento no es posible un aumento de sueldo puedes buscar otros beneficios, como la oportunidad de tomar un curso, un horario más flexible o algún tipo de compensación adicional.

8. Sé discreto. Mantener tu intención de una promoción o aumento es un tema delicado que es preferible mantener de manera confidencial.  Procura no comentarlo con otros colegas, sobretodo si lo obtienes.

Antes de dejar tu empleo analiza si en verdad no existen oportunidades, si después de reflexionar descubres que la organización de tu empresa en verdad no permite crecer, entonces sí es momento de considerar buscar un mejor empleo.

Si decides que la opción es buscar nuevas oportunidades debes tomar algunas precauciones, como tener dinero ahorrado y analizar tus competencias.

Te recomendamos leer 5 consideraciones antes de renunciar a tu empleo.

¿Te sirvió esta información? Entonces compártela y cuéntanos sobre qué temas te interesa saber más.


Comenta este artículo

Suscríbete a nuestro Newsletter